¿Te gustaría gastar menos energía?

Gracias a las calderas de condensación de gas, se aprovecha el calor generado al enfriar el vapor de agua contenido en los humos procedentes de la combustión, por lo que se consigue un rendimiento máximo y un alto grado en eficiencia. ¿Qué significa esto? Que este tipo de calderas además de ser más respetuosas con el medio ambiente, te permiten reducir tus gastos en energía.

Ahorra hasta un 37%

Aunque la inversión puede que inicial sea mayor, las calderas de condensación producen un menor consumo por lo que, a la larga, sale a cuenta.

 

 VER OFERTAS CALDERAS